Palacio Viejo

 

En el frente principal de la plaza se eleva el Palacio Viejo, con su torre almenada. Creado a fines de '200 para la administración pública, es un típico ejemplo de esa arquitectura civil que se desarrolló en Italia de las Comunas, donde el palacio del gobierno ciudadano asumía una importancia sólo apenas inferior a aquella de la catedral.

Palacio Viejo, o Palacio de la Señoría, fue edificado bajo proyecto de Arnolfo di Cambio a partir de 1299, con las formas de un paralelepípedo cuadrado, concluido en la parte alta con una galería de guardia sobresaliente y almenada, y coronado con una torre, de 1310, alta 94 metros, segunda en altura sólo a la cúpula de la Catedral. La arquitectura, ex-profeso sobria y poderosa, quiere comunicar los valores de justicia y solidez del gobierno republicano, para el cual fue construido, sin embargo el Palacio no dejó de representar un símbolo importante también para los gobiernos que siguieron.

En 1504 dentro del Palacio Viejo se ha tenido una de las más célebres disputas de la historia del arte. Pier Soderini, el iluminado Confaloniero de la República que se instaló después de la expulsión de los Medici, pone en rivalidad a los dos mayores artistas florentinos de ese tiempo: Leonardo da Vinci y Miguel Ángel Buonarroti.

Se trataba de pintar dos paredes de la Sala del Consejo con dos episodios fundamentales en la afirmación de la ciudad, la batalla de Anghiari, contra los seneses, y la de Cascina, contra los pisanos. Leonardo es encomendado a realizar la primera, Miguel Ángel la segunda. No se realizó ninguna de las dos obras, en el caso específico de la Batalla de Anghiari Leonardo experimentó una técnica innovadora que no tuvo éxito, lo cual obligó al artista a interrumpir su trabajo. Del evento, que se transformó en un verdadero desafío entre estos dos 'gigantes' del Renacimiento, quedan vestigios en los documentos de sus contemporáneos, que hacen emerger la profunda incompatibilidad de carácter más que profesional entre los dos. Quedan las copias de los cartones preparatorios, realizadas por importantes artistas y hoy únicas pruebas de estas dos perdidas obras de arte.