Jardín de Bóboli (Giardino di Boboli)

En 1550, junto con el Palacio Pitti los Medici compraron el jardín que estaba detrás del edificio, denominado de Boboli, probablemente por el nombre de los primeros propietarios.

A Nicolò Pericoli, llamado 'Tribolo', se le encomendó transformar esta área en uno de los jardines del Renacimiento más espectaculares. Nicolò trabajó aquí hasta su muerte en lo que él denominó su obra maestra de la 'arquitectura verde'.

Con la participación y las invenciones manieristas de célebres artistas entre los cuales Buontalenti (ejecutor de Gruta Grande), Miguel Ángel (cuyos Prisioneros adornaban las cuatro esquinas de la misma Gruta, antes de ser reemplazados por copias de cemento y ser llevados a la Galería de la Academia) y Giambologna, Boboli se volvió un modelo para todos los jardines reales de Europa, incluido el del palacio de Versalles.

Merece ser visitado, aparte naturalmente de la citada Gruta Grande, el Anfiteatro, la Cuenca y el Oval de la Isla, que en su origen se usó para el cultivo de flores y cítricos, que constituye uno de los escenarios más encantadores del jardín.