Palacio de Bargello

El palacio de Bargello, hermoso ejemplo de arquitectura gótica florentina, es uno de los edificios públicos más antiguos de la ciudad. Se construyó para alojar al Capitán del Pueblo, una especie de prefecto previsto en la constitución de la Comuna libre de Florencia, que se elaboró hacia mediados del Doscientos.

Edificado aproximadamente cincuenta años antes de que se fabricara Palacio Viejo, su historia está estrictamente relacionada con asuntos políticos de Florencia. Con el decaimiento de las instituciones republicanas y la afirmación de los Medici en la segunda mitad del Cuatrocientos (que llevaron a Palacio Viejo funciones y representaciones políticas), el Palacio de Bargello se convirtió primero en sede del Consejo de Justicia y de los Jueces de Ruota para luego, a partir de 1574, durante el principado de Cosimo I de' Medici, transformarse en una miserable cárcel, con salas de tortura y ejecuciones capitales.

El nombre de Bargello se remonta justamente a ese período: Bargello, de hecho, era el Jefe de Guardias que detenía, interrogaba y ordenaba las condenas. En las ejecuciones, el tañido de la campana dentro de la torre, denominada 'Volognana', se escuchaba hasta el momento final. Asimismo, como clara advertencia y alusión a la función del edificio, en la parte externa había un tajo sobre el cual se exponían las cabezas de los ajusticiados. Durante esta etapa de su historia el palacio sufrió algunas modificaciones: se quitaron algunas ventanas y se abrieron otras, pero cabe resaltar que en términos generales se vio muy perjudicado. En el Ochocientos, en un clima de recuperación del patrimonio histórico-artístico del Medioevo, el Palacio volvió a su antiguo esplendor: con restauraciones dirigidas por Francesco Mattei se demolieron las partes que se habían agregado y que habían alterado la estructura original y se introdujeron decoraciones en su estilo.

Convertido en Museo Nacional en 1865, el Palacio se ha enriquecido de algunas de las más importantes esculturas del Renacimiento, entre las cuales obras de arte de Luca della Robbia, Verrocchio, Donatello, Miguel Ángel, Cellini. Hoy el museo, gracias a una serie de importantes donaciones privadas de objetos de arte, se distingue sobre todo en el sector de artes aplicadas.